¿EN QUÉ PIENSAS?

¿EN QUÉ PIENSAS?

¿En qué piensas durante la mayor parte del tiempo?

Si piensas en el fracaso, te sentirás fracasado, pero si piensas en el éxito te sentirás exitoso.

Haz la prueba. Llena tu mente con pensamientos positivos y de confianza en ti mismo. Acostúmbrate a pensar así hasta que esos pensamientos llenen tu mente y dominen tu vida. Te darás cuenta que si piensas de manera positiva, desarrollarás una capacidad tan fuerte que ninguna dificultad te vencerá.

Todos nos enfrentamos a diversos problemas constantemente, pero solo las personas que saben dominar sus pensamientos son los que encuentran soluciones a cada dificultad.

Si te acostumbras a pensar bien, pronto experimentarás esas fuerzas poderosas que inundarán tu mente, descubrirás como la fe se apodera de ti y te enfrentarás a los desafíos diarios con absoluta confianza en que podrás salir victorioso.

Emerson dijo: “Triunfan aquellos que creen poder hacerlo”. Esa es una gran verdad. Tú no puedes triunfar si crees que fracasarás, pero si enfrentado a las circunstancias cotidianas te decides a creer que podrás salir victorioso de cada una de ellas, te aseguro que triunfarás y alcanzarás todo lo que te propongas.

Te desafío a desarrollar fe y confianza. Llena tu mente con pensamientos de victoria y verás que pronto estarás alcanzando tus más grandes anhelos.

Tú puedes hacerlo.

Andry Carías / www.Grupo-Desafio.com

DEFINE TUS METAS

DEFINE TUS METAS

Para asegurarte que vas a tener éxito en la vida, debes definir tus metas. Define tus metas a corto, mediano y largo plazo, eso te permitirá ir siempre hacia adelante.

Piensa en un ciclista que está corriendo en una competencia. Él sabe que en el camino encontrará sus metas a corto plazo que serán las metas volantes y las metas de montaña, pero también encontrará las metas de mediano plazo que son los finales de cada etapa, sin embargo la competencia no termina hasta después de varios días cuando llega a la meta de largo plazo que es la culminación de la competencia.

Así debes visualizar tu vida. Tus metas a corto plazo quizá pudieran ser tus estudios, graduarte de la universidad, aprender otro idioma, ubicarte en un buen empleo, etc. Tus metas a mediano plazo quizá pudieran ser casarte, tener hijos, comprar una casa, un automóvil, ascender a las posiciones gerenciales en la empresa donde te encuentras, etc. Y tus metas a largo plazo quizá podrían ser independizarte y convertirte en empresario, tener tu propio negocio, dejar una herencia para tus hijos, escribir un libro o dejar un legado para las futuras generaciones.

Así que este es el momento para trazar tus metas de corto, mediano y largo plazo en la vida. Eso te garantiza el éxito.

Tú puedes hacerlo.

Andry Carías / www.Grupo-Desafio.com